Enseñanza de la lengua para fines específicos

Sabemos que la lengua nos ayuda a comunicarnos e interactuar con quienes nos rodean, y con el paso del tiempo, ésta, está sujeta a diferentes cambios o una evolución. En años recientes, la tecnología ha tenido una gran influencia sobre estos cambios que se producen, pero también es se hace común tener aportaciones del medio político, económico, étc.

Con lo anterior, notamos que es natural que en estos diferentes ámbitos haya términos especiales o que sean utilizados con otro sentido dependiendo aquello que queremos comunicar o decir.

Se observa entonces, que cuando aprendemos una lengua, podemos requerir conocimientos diversos según los objetivos o fines con los que se desea utilizar, para ello,  la Enseñanza de la Lengua con Fines Específicos se centrará en la enseñanza – aprendizaje que nos apoye y facilite el dominio de la comunicación en un territorio específico, de esta forma, en el caso del español, se puede encontrar Español de los negocios, Español de la medicina, Español turismo, étc.

La enseñanza de la lengua para fines específicos surge a finales de los años 60, pero hasta 1990 es cuando en algunas facultades, sobre todo en las de Lengua y Literatura Extranjeras, se activan nuevos planes de estudio; su objetivo era formar profesionales lingüísticamente capaces de desenvolverse en diferentes terrenos como el turístico o empresarial.

La enseñanza de la lengua con propósitos específicos es, entonces, una enseñanza dirigida a potenciar una habilidad concreta, donde el alumno deberá hacer una comprensión lectora de textos técnicos, tener la capacidad para mantener conversaciones con fines comerciales, la comprensión y expresión orales en usos académicos, entre otras. Por ello los programas para para un curso se harán en base a las necesidades y fines de los estudiantes. Por lo tanto se requiere de una buena preparación de los docentes quienes además deben cuidar ciertos aspectos al planear su clase, asi como una buena disposición por parte de los alumnos para que al final se logren formar competencias lingüísticas sólidas que los ayuden a desenvolverse lo mejor posible.

Hablando de… Pedagogía

Se dice que la pedagogia es la ciencia que estudia los procesos educativos, lo cual, en ocaciones, dificulta su entendimiento, debido a que es un proceso en el cual intervienen diferentes procesos mentales para que se lleve a cabo el proceso de aprendizaje.

La pedagogía es una disciplina que tiene como sujeto de estudio la persona humana, ya que ésta tiene inteligencia y voluntad, las cuales le permiten tomar sus propias decisiones; y como objeto de estudio tiene a la educación, para explicar de qué manera ocurren las cosas en ella. Por otro lado, la pedagogía nos ayuda a realizar una reflexión crítica para saber cómo educar, con un fin práctico y dar resultados.

La pedagogía tiene tres campos de conocimiento: el ontológico que hace referencia a la realidad, a lo que esperamos que la otra persona llegue a ser; el teleológico que hace referencia al deber ser y se vale de la filosofía, antropología y la ética entre algunas otras; y finalmente el mesológico que hace referencia al hacer y para ello se guía de la didáctica y los medios de uso. Es importante recordar que cada uno de ellos dependerá o se modificara de acuerdo al contexto en el que nos encontremos, pues el objetivo es que al educar a alguien pueda desenvolverse en su medio, principalmente; ya que la sociedad está criticando constantemente y nos demanda de hacer cierto tipo de cosas o ser de una manera específica. Incluso interactuando con el resto de las personas, tenemos la oportunidad de desenvolvernos mejor ymas allá de nuestro propio medio o zona de confort.

Didáctica

Hoy en día con el surgimiento de nuevas tecnologías y exigencias de por parte de la sociedad, tenemos presente que la educación es importante para poder desenvolvernos más facilmente. Para ello es necesario hablar de didáctica, ya que es el medio para la realización de la educación.

La didactica proviene del vocablo griego didasko, que significa enseñar, instruir, demostrar. Se considera el “arte de enseñar”, ya que se encarga de guiar y regular el proceso de enseñanza – aprendizaje, con la interrelación de todos los elementos que puedan intervenir. Por ello, podemos observar que es un proceso de dar y recobir, ya que interactúan el educador y el educando.

Algunas veces se dice que la didáctica es una ciencia, porque se valdrá del método científico para conocer mejor de que es capaz la persona. La didáctica no trabaja sola, sino que recibe aportaciones de otras ciencias para que de esta manera pueda conducir a los educandos a los objetivos deseados.

La didáctica se divide en:

  • Didáctica general
  • Didáctica especial
  • Didáctica diferencial

Recordemos que si bien el educador es responsable de las estrategias de aprendizaje que ofrece a los educandos, el educando es responsable del esfuerzo y compromiso que pone en ello.

¿Qué hay de malo en decir groserías?

“Yo quería ser como mis compañeros. No pensé que fueran malas las palabrotas, pues las oía en la escuela, en casa… en todas partes”. – Era el comentario que oía decir de una chica en la escuela.

¿Alguna vez han notado que, el que los adultos usen un lenguaje vulgar suele verse bien hasta cierto punto, pero resulta escandaloso cuando esta en boca de los jóvenes? ¿Será acaso la edad un factor importante? Puede ser, algunas veces suele haber una marcada diferencia y otras pareciera ser algo normal entre todas las personas; tal vez en algún punto también deberíamos pensar en el contexto, situaciones, culturas, etc. Entonces, la pregunta es: ¿ Que hay de malo en decir groserías?

Bajo la presión del lenguaje vulgar

Conforme pasan los años, se vuelve más común que desde los pequeños hasta adultos hablen con palabrotas. Algunos jóvenes comentan que si les dieran una moneda por cada palabrota que oyen en la escuela serían ricos. Es verdad, si tienen la oportunidad de ir a la escuela, creo que no será para nada difícil que vean como nos bombardean con groserías.

Asi que, detente un momento y piensa, si es tu caso, por qué hablas asi?? Tal vez, una vez que lo sepas, si te lo propones puede resultar más fácil deshacerte de este mal hábito. He aquí algunas preguntas que pueden ayudarte a encontrar la razón…

¿Por qué digo groserías la mayoría de las veces?

  • Por enojo o frustración
  • Para llamar la atención
  • Para ser como mis amigos
  • Para desafiar la autoridad
  • Para que me respeten
  • Otras razones

¿Cuando tiendo más a hacerlo?

  • En la escuela
  • En el trabajo
  • En correos o mensajes
  • Cuando estoy solo

¿Qué excusas doy?

  • Mis amigos lo hacen
  • Mis padres lo hacen
  • Se oyen en cualquier lugar
  • No es grave, son palabras
  • Solo lo digo con personas a las que no les molesta

¿Deseas realmente quitarte esta costumbre? ¿Por qué? Analicemos lo siguiente.

No son solo palabras

El lingüista James V. O’ Connor nos dice: “Quienes dicen groseìas normalmente son desagradables, críticos, cínicos, iracundos, conflictivos y quejumbrosos”. Por otra parte si reflexionamos, las personas que no suelen decir groserías son personas más tranquilas, maduras y que encuentran otras maneras y palabras para expresar lo que sienten. Por todo lo anterior, no estaría mal si nos preguntamos que clase personas preferimos ser???

Sabemos que vivimos en un mundo donde tener una buena imagen es esencial para sobrevivir, y sin imaginarnos, el lenguaje que usamos puede impresonar más que el cómo nos vestimos o cómo nos vemos, puede influir desde conseguir o no un empleo, si te eligen como amigo o en que tanto te respetan. Seguramente alguna vez les ha pasado que conocen a alguien cuya buena apariencia se desvanece en cuanto abre la boca.

Han podido darse cuenta que hay varias razones de peso para dejar de usar groserías en nuestro vocabulario, sin embargo, si estamos en contacto con ellas en casi cualquier lugar al que vayamos, puede ser dificil, por eso he aqui algunos consejos que espero puedan ayudarlos:

  • Averigua por qué motivo dices groserías.
  • Ten muy clara la razón por la que ya no quieres decir groserias, lo más seguro es que si no sabes el motivo no dejarás de hacerlo.
  • Un idioma, difícilmente terminamos por aprenderlo en su totalidad, no importa si es tu lengua materna, hay sin fin de palabras que si te esfuerzas encontrarás otras con las cuales expresarte.

Si logras dejar este mal hábito estoy casi segura que tu autoestima va a mejorar, tu autodominio y por consiguiente tu seguridad y el respeto de los demás hacia a ti.